Seis errores comunes en el running

Errores comunes en el running

Cuando se nos pasa por la cabeza empezar a correr lo hacemos, muchas veces, a ciegas, sin tener en cuenta una serie de consideraciones que son fundamentales para correr sin riesgos y para aprovechar al máximo nuestra actividad física. Os presentamos los 6 errores comunes en el running que debemos evitar.

 

1- Me pongo cualquier cosa y salgo a la calle

Vayamos por partes. No todo el mundo sabe correr y no podemos correr con lo primero que pillamos. Si quieres, puedes correr en pijama, venga, va, no te diremos nada, pero las zapatillas tienen que ser las adecuadas. Sí o sí.  Lo más recomendable es que te hagas un análisis de la pisada que te dirá si eres pronador, supinador o tienes una pisada neutra. A partir de ahí escoge unas buenas zapatillas que se ajusten también a tu peso y al tipo de entrenamiento que quieras realizar y no pretendas alargar la vida de las zapatillas más de lo que te recomiende el especialista. 

2- Correr después de comer para bajar rápido las calorías

Error total. Necesitas hacer la digestión antes de salir a correr porque sino lo más probable es que a los pocos minutos comiences a sentir molestias, y si fuerzas puedes acabar vomitando, notando el flato…etc. Lo mas recomendable es eso, esperar dos horas y si no tienes tiempo para esperar dos horas, haz una comida ligera.

3- Estirar siempre

Es lo más sencillo y muchas veces nos olvidamos por completo de los estiramientos, que son fundamentales. Toda la tensión que generamos cuando corremos más el estrés del día se quedará en nuestro cuerpo. De ahí que sea tan importante invertir unos 15 minutos en estirar. Se recomienda hacerlo en sentido descendente, comenzando por los grupos más cercanos a la cabeza y acabando en los pies.

4- Metas imposibles

error de running

Hay ciertos hábitos erróneos a modificar en el running.

Aunque lleves muchos años sin hacer nada y de repente te entren unas ganas tremendas de hacer deporte y cuidarte… tienes que ser muy consciente de que tu organismo necesita adaptarse a las posturas, al esfuerzo, etc etc. Así que no puedes pretender correr una maratón en un mes de entrenamiento. Las grandes victorias requieren un entrenamiento constante y bien planificado. Si pretendes alcanzar rápido metas complicadas acabarás frustrándote y quizás lesionándote.

5- Sin agujetas no corro
Cuando empezamos a practicar running lo más lógico es que aparezcan las agujetas. No hay que esperar a que estas desaparezcan para volver a entrenar. Es más las agujetas desaparecerán antes si vuelves a salir aunque las sientas porque así el cuerpo y nuestros músculos se adaptarán más rápidamente a los nuevos movimientos, las zancadas, las posturas…etc.

6- Cuidadito con las capas
Sudar no es sinónimo de quemar calorías y es un error abrigarnos más de la cuenta, tanto en verano como en invierno porque hacemos que nuestro cuerpo se deshidrate más fácilmente y así perdemos fuerzas y energía de manera innecesaria.