Los inicios en el running

Inicios en el running

El deporte de moda, sin duda, es el running, y el que lo prueba se engancha, pero lo complicado es decidirse, comenzar y pasar esa primera etapa en la que todo es fatiga, dolor y agujetas. Aquí os explicamos cómo podéis superar los duros inicios en el running y así engancharos a este saludable deporte.

Vaya por delante que el running no es un deporte para todo el mundo. Para empezar, antes de comenzar cualquier práctica deportiva debemos acudir a un especialista en medicina deportiva para que nos haga un chequeo completo y nos confirme que no tenemos ninguna patología que pueda ser incompatible con el deporte. Una vez que tenemos el ok del doctor, es todo cuestión de mentalizarse.

Y es que el running es una de las actividades físicas más completas, prácticas y asequibles: lo podemos practicar donde queramos y cuando queramos, solos o en compañía, con nuestra música favorita, no suele requerir una inversión económica importante, nos ayudará a mejorar nuestro estado físico y también nuestra línea, y además nos dejará unas sensaciones increíbles tras el esfuerzo que contribuyen a disminuir el estrés diario.

Así que si lo tienes claros, aquí os dejamos unos consejos pensados para un principiante con un nivel cercano a 0 en cuanto a actividad física, alguien que lleva años sin hacer deporte, o haciéndolo de manera muy puntual, y que realmente quiere cambiar este estilo de vida. En este caso no será fácil, pero de verdad, puedes empezar a correr de manera habitual y segura obteniendo grandes resultados.

1- Despacito y con buena letra. El día que salgas a correr por primera vez seguro que la motivación y las ganas son desbordantes, pero contrólate, tranquilo. El ritmo en este caso es fundamental. No será buena idea salir a correr a tope cuando no estás preparado. Así que mejor a ritmo suave, lento pero seguro. Poco a poco con los entrenamientos tu capacidad irá aumentando, pero no hay que tener prisa.

2-Calentar siempre. Si llevas mucho tiempo sin practicar deporte tus músculos estarán agarrotados y la única manera de evitar lesiones es calentando y estirando antes y después del ejercicio. Estira piernas, espalda y brazos con ejercicios que al menos tendrán que durar 30 segundos con cada postura. También se recomienda al menos una vez a la semana hacer ejercicios de refuerzo

3-El mejor calzado. Cierto que correr no es una actividad cara, pero en lo que sí tenemos que gastarnos el dinero es en un buen calzado, adecuado a tu pisada y a tus características. También dependerá del número de entrenamientos que hagas a la semana, del terreno por el que corras…etc. Lo mejor es acudir a un especialista y que él te asesore. Piensa que son las rodillas las que van a cargar con el peso de todo tu cuerpo y para no destrozarlas necesitas un buen calzado.

4.Atención a la postura. Los expertos recomiendan que las rodillas deben estar ligeramente flexionadas en el momento en el que impactamos con el suelo (a baja velocidad se puede correr con las rodillas y las caderas semiflexionadas). En cuanto al tronco se recomienda mantener hombros relajados, codos formando ángulo de 90º y cerca de la cintura. Los pies deben impactar con el suelo en la vertical de la cadera. Todo esto contribuye a crear mayor estabilidad.

5 Cuida tu comida. Correr requiere una buena alimentación que nos proporcione la energía suficiente para el gasto que vamos a hacer. Los carbohidratos juegan un papel fundamental, tanto antes de salir a correr como después, si la carrera ha sido importante. Lo ideal es tomarlos justo después del entrenamiento para recuperarnos antes. Hay algunos alimentos que son muy recomendables para los deportistas. Es el caso del teff, un cereal apto para celiacos, que por tanto no contiene gluten, que ofrece un gran aporte energético.

6.Descansar es importante. No sirve de nada forzar. Si estás empezando el entrenamiento, en dos sesiones tus músculos pueden notar cierta sobrecarga, y salir a correr así es perjudicial. Descansa, tomatelo con calma y vuelve a entrenar cuando estés recuperado. Mientras llega ese momento puedes hacer ejercicios de refuerzo.